Los presidentes de las Diputaciones Provinciales de Castellón y Teruel (de izq. a drcha.), en un momento del encuentro que mantuvieron en la capital castellonense

El presidente de la Diputación Provincial de Teruel, Ramón Millán, ha asegurado hoy que al menos 20 poblaciones de las zonas limítrofes de la provincia podrán recibir ayuda en caso de emergencia por incendio en un tiempo notablemente inferior al actual.

Esta mejora será posible gracias al protocolo de colaboración que esta mañana han acordado suscribir los máximos responsables de las Diputaciones de Teruel y Castellón, Ramón Millán y Javier Moliner respectivamente, según el cual, los servicios de extinción de incendios que tiene la Diputación Provincial de Castellón atenderán desde sus parques de bomberos, las poblaciones de Teruel limítrofes incuidas en las llamadas zonas complejas de la geografía turolense por los tiempos de respuesta que precisan, como es el caso de La Iglesuela del Cid o Mosqueruela en la zona este o Abejuela en el sur por citar algunos ejemplos.

Con este acuerdo, al menos una veintena de localidades turolenses verán reducido a la mitad el tiempo de respuesta y atención por parte de los servicios de extinción de incendios de Castellón mejorando así su seguridad” ha dicho Ramón Millán quien, no obstante, matiza que “seguirá siendo imposible cumplir plenamente los tiempos de respuesta máxima” que en Aragón se fijan en 35 minutos. “A pesar de ello -ha dicho- es un gran avance poder reducir el tiempo a la mitad respecto al que se invertiría en caso de tener que ser atendidos desde Alcañiz o Teruel”.

A cambio, la Diputación de Teruel reforzará el trabajo de la vecina Castellón en caso de incendios forestales poniendo a su disposición los medios técnicos con que cuenta como camiones nodrizas y motobombas y con capital humano.

Este acuerdo al que han llegado hoy en Castellón ambos mandatarios, se rubricará en próximas fechas con un protocolo de actuación zonal para determinar al detalle el trabajo que debe asumir cada administración.

Carreteras

El encuentro de esta mañana ha servido igualmente para repasar el estado de las obras de mantenimiento y mejora de las carreteras y los accesos en diversos puntos de ambas provincias según el protocolo suscrito en octubre del pasado año.

Los tramos sobre los que se acordó actuar son:

  • Carretera de la TE-V-8111 y TE-42 existentes entre la A-1701 y el límite de la provincia por Puertomingalvo, continuación de la CV-175 por Villahermosa del Río, que lo asumirá la Diputación de Teruel.

  • Tramo de la CV-120 existente entre La Mata y el límite de provincia, continuación de la A-226 por Mirambel, que lo asumirá el Gobierno Provincial de Castellón.

  • Y totalidad de la CV-123 comprendida entre Olocau del Rey y el límite de la provincia, continuación de la TE-V-8414 por Tronchón, obra asumida también por la Diputación de Castellón.

  • Asimismo, la Diputación de Castellón asumió la mejora de los accesos a Luco de Borbón (Castellote); La Cuba y Alcotas (Manzanera) que eran de titularidad municipal.

Tanto Millán como Moliner han podido constatar que las obras de estos viales se encuentran en distintas fases de ejecución, licitación o a expensas de poder iniciarse en breve los trabajos.

De nuevo se constata que no debe haber colores políticos cuando hablamos de seguridad, de actualizar carreteras y de invertir en su mejora porque entendemos que debemos hacer ese esfuerzo en común entre provincias limítrofes”, ha concluido el presidente turolense.

 

Share This

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar