El presidente de la Diputación Provincial de Teruel, Ramón Millán, durante su intervención hoy en el foro “Territorio y Despoblación” que han organizado hoy la Diputación de Teruel y la Agencia Efe con el fin de dar a conocer las soluciones que ya se están barajando


El presidente de la Diputación Provincial de Teruel, Ramón Millán, ha reclamado “voluntad política” para poner en marcha acciones que defiendan la igualdad de oportunidades para los habitantes del medio rural y que corrijan la situación de desvertebración y fragilidad demográfica que se vive en España.

Millán hacía este llamamiento en el marco del foro “Territorio y Despoblación” organizado por la agencia de noticias EFE que ha tenido lugar hoy en Madrid y que ha contado con la presencia y participación de la Comisionada del Gobierno para la Estrategia contra la Despoblación, Edelmira Barreira.
Se trata de foro de debate nacional que el presidente provincial ha aprovechado para hablar sobre esta problemática. “Teruel es parte de esa España interior olvidada desde hace 40 años junto a buena parte de Extremadura, Castilla-Leon, Castilla-La Mancha y provincias como Soria y Cuenca”, ha dicho. “Provincias -prosigue- que dieron a España lo mejor de sí mismas en los años 60: su capital humano y que sin embargo, han sido olvidadas sistemáticamente por las distintas administraciones con falta de inversiones y atención”.
Sin embargo, el presidente de la Diputación de Teruel quiso llevar un mensaje de optimismo a Madrid, símbolo de la España desarrollada, al entender que si todas las instituciones empiezan a trabajar desde mañana mismo para frenar esta debacle demográfica y económica de la España interior, puede tener todavía remedio. “Más allá de esta queja que en las ciudades suena como un sonsonete incómodo hoy percibimos nuestra provincia con positivismo, como un territorio de oportunidades: una solución para zonas “superpobladas” masificadas pero carentes de unos valores como los que los turolenses podemos ofrecer: valores medioambientales, de cercanía, relaciones interpersonales, de bondad, espacios más saludables, biodiversidad, silencio o tranquilidad”, ha enumerado el presidente provincial.

En este sentido, Millán ha propuesto implantar una “Carta puebla” para incentivar el asentamiento de la población ya exisxtente y sus descendientes pero también para atraer, llegado el caso, nuevos pobladores, principalmente mujeres y jóvenes, y profesiones perdidas, que favorezca que las personas se queden a vivir en territorios como Teruel “consiguiendo el reequilibrio demográfico y territorial que demandamos a gritos”.
Para Millán, la solución al problema territorial de Teruel y de otros territorios, es la generación de actividad económica y empleo, en especial, femenino. “Sin embargo estos no será posible si se aplican medidas y ventajas efectivas, fiscales y económicas, para los empresarios y emprendedores que generen empleo, prioritariamente en los pueblos más pequeños”.
En esa misma línea ha discurrido la ponencia técnica sobre despoblación que ha corrido a cargo del jefe de la Oficina de Programas de la Unión europeatas poblaciones es tener “un capital humano muy escaso”.

“En las ciudades hay personas que empiezan a valorar los territorios rurales para vivir”, ha dicho Muñoz, quien ha recordado la calidad del aire, del agua natural o de los alimentos y ha apostado por “especializar el territorio de Teruel como la mejor zona de Europa para envejecer”, entre otras posibilidades.
Por su parte, la Comisionada del Gobierno para la Estrategia contra la Despoblación, Edelmira Barreira, ha destacado la prioridad política de frenar la reducción de la población en las zonas rurales y ha opinado que es un problema “que tiene solución si confiamos en nosotros mismos y reivindicamos el valor de los pueblos”.
Durante su intervención Barreira ha explicado que se “ha asumido que la despoblación es un problema que afecta a todo el país” para el que se ha acordado un “compromiso conjunto y de largo alcance”. “Si no trabajamos juntos no habrá soluciones para nadie, no es un problema de la España vacía, sino del conjunto de España”, ha dicho la representante del Gobierno, quien ha recordado que según las previsiones, España perdería más de 5 millones de habitantes en 50 años.
Para Barreira, no es un tema que se vaya a solucionar de manera inmediata, pero ha insistido en la importancia de trasmitir la idea de que “hay futuro en los pueblos” y apoyar a colectivos como mujeres y jóvenes.

“Ni las ciudades pueden vivir sin los pueblos, ni los pueblos sin las ciudades”, ha señalado la comisionada, quien ha apostado por favorecer “una visión positiva del retorno” de aquellas personas que un día se fueron a las ciudades.
“Faltarán habitantes, pero hay un estilo y una calidad de vida que merece la pena aprovechar”, ha dicho la representante del Gobierno, quien ha apostado por “aprovechar los recursos y convertir las potencialidades en oportunidades”, impulsando la formación y facilitando las oportunidades de la economía social y sectores como el turismo de interior.

Para la Comisionada hay que plantear en la UE el tema como un problema común de envejecimiento que afecta a otros países europeos y proponer la elaboración de una Estrategia Europea.
Al foro “Territorio y Despoblación han asistido parlamentarios nacionales y autonómicos, así como representantes de la Federación Española de Municipios y Provincias y de la Oficina del Parlamento Europeo, entre otros organismos.

Share This