Imagen de las instalaciones en las que se acoge a los animales.

La Diputación de Teruel presta actualmente el servicio de recogida de perros vagabundos a 154 ayuntamientos de la provincia, que son los que se han adherido al convenio marco dirigido a municipios de menos de 5.000 habitantes y que disponen así de este servicio de manera gratuita. El diputado delegado de Agricultura y Ganadería, Antonio Pérez, ha animado al resto de municipios de la provincia a adherirse al convenio con el que la institución provincial “busca ofrecer soluciones a los problemas que tienen especialmente los ayuntamientos más pequeños”.

Para la Diputación de Teruel la existencia de perros abandonados, sueltos, vagabundos, incontrolados y cimarrones, supone un problema higiénico y sanitario, teniendo en cuenta que dichos perros sobreviven en condiciones muy deficientes, y pueden representar un riesgo potencial para la salud humana, al actuar como vehículos de transmisión de graves enfermedades, como la rabia o la hidatidosis. A ello hay que añadir que en el medio rural los perros asilvestrados pueden llegar a provocar grave perjuicios económicos como consecuencia de los ataques a los rebaños de animales domésticos.

Para responder a esta necesidad, y ejerciendo las competencias de la Diputación, en 2015 se aprobó el Convenio Marco de colaboración entre la Diputación Provincial de Teruel y los ayuntamientos de menos de 5.000 habitantes para la prestación de un servicio de recogida de perros vagabundos en sus municipios. Para ello, la Diputación de Teruel ha dispuesto este año de un presupuesto de 70.000 euros por anualidad.

El servicio se presta a través de la empresa adjudicataria Comercial Ríos Pascual que mantiene en el centro a los animales que no han sido reclamados por sus dueños y se encuentran bien de salud. Cada año -a excepción del año pasado por la pandemia- se organizan jornadas de puertas abiertas para fomentar la adopción entre los animales recogidos y que se encuentran en las instalaciones de la empresa.

Desde que comenzó a prestarse el servicio en 2015 se han recogido cerca de 400 animales tras notificarse que se encontraban abandonados. De todos ellos, algunos han sido recuperados por sus dueños y más de un centenar se han dado en adopción. El objetivo final del servicio es fomentar la adopción de los animales recogidos, que tengan una nueva vida.

Procedimiento

El Alcalde-presidente de la entidad local o persona en quien expresamente delegue será el único interlocutor con la Diputación Provincial de Teruel, encargada de comunicar los avisos e incidencias. El responsable municipal avisa por un medio adecuado y fehaciente (correo electrónico: chantre@dpteruel.es ) a los Servicios Agropecuarios de la Diputación Provincial de Teruel, de la existencia y confinamiento de un perro vagabundo en su localidad, así como las características raciales y morfológicas y cualquier otro dato relevante.

Imágenes de las instalaciones en las que se acoge a los animales.

Los Servicios Agropecuarios de la Diputación Provincial de Teruel lo comunican al adjudicatario del servicio, quien procede a su recogida en el menor tiempo posible. El servicio se presta únicamente en días laborables de lunes a viernes de 8 a 19 horas, mediante la comunicación de los correspondientes avisos y en un plazo inferior a 48 horas, desde la comunicación del aviso. La recogida de animales peligrosos, se llevará a cabo en un plazo no superior a 24 horas, desde el momento que se reciba el aviso, a través de los servicios técnicos de la Diputación Provincial.

Los Servicios Agropecuarios comunican a los Ayuntamientos de los municipios adheridos al servicio, la obligatoriedad de que los perros objeto de recogida estén localizados y preferiblemente confinados en un lugar cerrado, en el momento de proceder a ser recogidos por la empresa prestataria del servicio; debiendo el operario desplazado al efecto, ser acompañado en dicho momento por una persona designada por los servicios municipales.

El animal será transportado a las instalaciones autorizadas, como establecimiento de acogida de la empresa adjudicataria, donde se les prestará los cuidados y alimentación diaria necesarios. A su llegada al centro de acogida, se les realiza un reconocimiento inicial, para valorar su estado físico y sanitario y se procede a su desparasitación externa.

Tras el reconocimiento inicial del animal, se procede a su identificación mediante la lectura del microchip u otros medios. En el supuesto de haber sido identificado debidamente el animal, el adjudicatario contacta con el propietario para que éste lo retire, al mismo tiempo que lo comunica a la entidad local y a la Diputación Provincial, por si procede sanción administrativa o devengo de la tasa correspondiente. Para la retirada del animal el propietario deberá acreditar su posesión mediante la correspondiente documentación.

Share This

Acepto el uso de las cookies de DPT exclusivo para gestión de estadísticas de uso. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar