El director de Cáritas Diocesana, Juan Marco, el presidente de la DPT, Manuel Rando, y la diputada delegada de Bienestar Social, Susana Traver, durante la firma del convenio.

El presidente de la Diputación de Teruel, Manuel Rando, y el director de Cáritas Diocesana de Teruel y Albarracín, Juan Marco, han firmado esta mañana el convenio por el que esta entidad social recibirá 40.000 euros para el mantenimiento de su proyecto de economato social. El presupuesto 2020 de la DPT incluía una subvención de 20.000 euros, dentro del objetivo de promover actividades entre las entidades sin ánimo de lucro de la provincia, pero dada la situación social que ha provocado la pandemia de la covid-19, el pleno ordinario de mayo decidió por unanimidad doblar esa cantidad en las modificaciones presupuestarias.

El presidente de la Diputación de Teruel, Manuel Rando, ha apuntado que “entidades como Cáritas Diocesana son básicas en nuestra sociedad, pero hay momento determinados, como el que estamos viviendo, donde todavía van a ser más necesarios, yo diría que imprescindibles”. Rando ha señalado que el fundamento de convenios como el firmado hoy son “que todos los turolenses estén bajo un techo de igualdad y justicia social”.

“Cáritas ha demostrado por activa y por pasiva su buen hacer en ayudas a emergencias y tienen una estructura organizativa muy importante en la provincia”, ha destacado el presidente de la Diputación de Teruel después de afirmar que “nadie se debe quedar atrás, hay que ayudar a las personas más vulnerables del mismo modo que ayudamos a profesionales o a sectores económicos”.

Economato social

El objetivo que persigue el economato social de Cáritas Diocesana es, fundamentalmente, proporcionar un servicio que permita el acceso, de forma más económica, a productos de consumo básico a personas y familias que se encuentran en procesos de acompañamientos desde los distintos proyectos de la propia entidad social.

Se trata de un sistema integrado e innovador de acción social que favorece procesos de normalización en la cobertura de necesidades básicas. Es un recurso social que, además, pretende la adquisición de habilidades en hábitos de alimentación y de limpieza, así como de gestión de la economía doméstica.

El director de Cáritas Diocesana de Teruel, Juan Marco, ha agradecido la disposición de la Diputación de Teruel para aumentar la cantidad de la subvención en un año que, ha dicho, “los necesitamos mucho”. “Nosotros conseguimos dinero porque pedimos, pero en este momento no pedimos nada. Y fue la Diputación la que nos dijo si necesitábamos”, ha apuntado Marco antes de dar las gracias a la institución “por la sensibilidad que ha tenido y por ser conscientes de la situación mala que tenemos y muy grave que auguramos para finales de año y principios del año que viene, supeditada a la maldita enfermedad y su evolución”.

Juan Marco ha asegurado que las necesidades sociales “van en aumento”. Ha dicho que desde marzo se han dado “49 ayudas al alquiler, uno de los problemas más graves, hemos atendido a 911 personas, o dado 101 ayudas para farmacia”. El director de Cáritas Diocesana ha apuntado que el presupuesto de la entidad crecerá en 300.000 euros este año respecto al anterior, obligados por las circunstancias y, por eso, “cualquier ayuda es bienvenida”.

La diputada delegada de Educación, Bienestar Social e Igualdad de la Diputación de Teruel, Susana Traver, ha apuntado que, además de las labores básicas del economato social en cuanto a la alimentación, este año se va a apoyar también otras necesidades vinculadas como “la medicación, de la compra de mascarillas y otros elementos sanitarios que a día de hoy resultan obligatorios y, sobre todo, apoyar la labor educativa de los menores para un sistema educativo en igualdad de oportunidades”.

Traver ha dicho que “como equipo de gobierno teníamos muy claro desde el principio que la justicia social era algo que tenía que primar, por eso aumentamos tantos las ayudas en bienestar social destinadas a distintas asociaciones, como las de cooperación para ONG’s”.

Requisitos

Los requisitos que deberán cumplir quienes quieran beneficiarse de este servicio son estar empadronados en la provincia, carecer de ingresos superiores al baremo establecido por Cáritas y, en el supuesto de poder acceder alguna ayuda económica pública, haber agotado otras posibilidades o por lo menos realizado la solicitud o trámites para la misma.

El economato social de Cáritas Diocesana suministra siempre productos de primera calidad, siendo adquiridos a mayoristas o a través de donativos de tiendas y empresas y puestos a la venta posteriormente sin cargo adicional. El acceso se realizará mediante un “carnet acreditativo o de compra” de uso personal e intransferible expedido por Cáritas y acompañado por el DNI del usuario. Para la obtención de dicho carnet será necesario someterse a un estudio social de la familia.

Cáritas Diocesana de Teruel y Albarracín tiene 20 sedes en el conjunto de la provincia: Albarracin, Alcorisa, Berge, Bronchales, Calamocha, Caminreal, Cantavieja, Cella, Escucha, Gea de Albarracín, Mas de las Matas, Monreal del Campo, Mosqueruela, Muniesa, Orihuela del Tremedal, Royuela, Rubielos de Mora, Utrillas, Villarquemado y Teruel.


AUDIO DE MANUEL RANDO. Presidente de la Diputación de Teruel

 

AUDIO DE SUSANA TRAVER. Diputada delegada de Educación, Bienestar Social e Igualdad

Share This

Acepto el uso de las cookies de DPT. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar