Con este proyecto los 27 ganaderos agrupados en esta cooperativa, pretenden cerrar todo el ciclo de producción y comercialización en la comarca. En estos momentos, las reses son sacrificadas en un matadero de Tortosa y el despiece se realiza en una planta de Vinaroz. Las nuevas instalaciones de Cantavieja permitirán concluir todo el proceso en la comarca, salvo el de sacrificio que se trasladará a Morella. La apertura de esta planta creará dos empleos fijos y uno a tiempo parcial.
El vicepresidente 1º de la Diputación de Teruel ha destacado la importancia de esta iniciativa porque “es un ejemplo de la evolución y la innovación que los nuevos emprendedores del medio rural aplican a su actividad”. La Cooperativa Comarcal Carnes del Maestrazgo lleva muchos años trabajando para “conseguir una marca de calidad para un producto vinculado a esta comarca y ponerlo en el mercado de manera directa”. Lo que están consiguiendo es “generar nuevas líneas de mercado para la ganadería bovina y crear empleo en una comarca que necesita asentar población porque es una de las más envejecidas y con menor número de habitantes de nuestra provincia”.
Francisco Abril subrayaba que “el Fondo de Inversiones de Teruel es fundamental para impulsar este tipo de proyectos que tantos beneficios aportan al territorio”. Así argumentaba que, en este caso, “20.000 euros garantizan un negocio en el que están implicadas 27 familias que han sabido aportar un valor añadido al sector primario y hacer realidad ese reto que tantas veces planteamos como es la transformación y comercialización de los productos agroalimentarios turolenses”.
La Cooperativa Comarcal “Carnes del Maestrazgo” espera poder inaugurar en breve la planta de troceado y procesado de Cantavieja, una vez salvados diferentes trámites administrativos que están frenando su apertura. Francisco Abril, indicaba que “la administración debe de ser flexible a la hora de aplicar la legislación en esta materia porque, de no hacerlo, puede dar al traste con negocios locales que dinamizan la actividad económica y crean empleo en los pequeños municipios”. En este sentido recordaba “los mataderos municipales que mantenían carnicerías en cada localidad y daban trabajo al menos a una familia. Quizá sea el momento de replantear este tipo de medidas que han castigado seriamente al medio rural”.
La Cooperativa Comarcal “Carnes del Maestrazgo” agrupa una cabaña de 2.000 cabezas repartidas entre los municipios de Cantavieja, La Iglesuela, Fortanete, Villarluengo, Tronchón, Mirambel, La Cañada de Benatanduz, entre otras. Hasta el momento solo el 5% de la producción se comercializa bajo esta marca de calidad, a través de un servicio puerta a puerta que lleva directamente la ternera al domicilio del cliente. El presidente de esta cooperativa, Servando Gascón, indicaba que la apertura de la planta va a ser “un paso decisivo para consolidar esta marca de calidad que conseguimos gracias a la altitud de esta comarca y a la adecuada alimentación que damos a las reses”. Pero “lo que es más importante, a su juicio, es que podemos seguir viviendo en nuestro pueblo y ofrecemos nuevas salidas a la ganadería de vacuno mucho más atractivas para los jóvenes que piensan trabajar en el sector primario”.
Share This