El presidente de la Diputación de Teruel, Ramón Millán (izq.) y el presidente de la Diputación de Castellón, Javier Moliner, han suscrito esta mañana el protocolo de colaboración en materia de prevención y extinción de incendios

 

Los presidentes de las Diputaciones Provinciales de Teruel y Castellón, Ramón Millán y Javier Moliner respectivamente, han suscrito esta mañana en Teruel un protocolo de colaboración para mejorar la atención a los municipios de las zonas limítrofes entre ambas provincias en materia de prevención y extinción de Incendios.

Se trata de un acuerdo para coordinar los servicios de bomberos de ambas administraciones de manera que puedan responder a las emergencias de forma más eficiente en zonas especialmente complejas por los tiempos de respuesta que precisan de un esfuerzo conjunto.

Ambos mandatarios han hecho realidad esta coordinación de efectivos que hasta el momento llevaban a cabo de manera puntual pero que a partir de ahora, se concreta técnicamente estructurando medios, número de efectivos y parques implicados por municipio y provincia. El fin último: Mejorar los tiempos de respuesta ante emergencias motivadas por incendios de diferente tipología producidos en las zonas limítrofes entre las provincias de Castellón y Teruel y que redundan en la tranquilidad y mejora del servicio que reciben los ciudadanos de ambas provincias.

En los últimos años y debido a los cambios socio económicos de nuestro país, los responsables políticos y técnicos de ambas Diputaciones Provinciales han venido analizando la organización de sus respectivos Servicios. Fruto de ese trabajo, surge la necesidad de formalizar el presente acuerdo de colaboración para la atención de los municipios de las mencionadas zonas, atendiendo a su proximidad a los distintos parques pero sin eludir la responsabilidad del Servicio Provincial de Bomberos que dirige la actuación y del servicio de emergencia autonómico del 112 que pueda tener competencias de coordinación.

Está claro que los tiempos de respuesta en las intervenciones por incendios o emergencias y salvamento, es clave a la hora de atender con éxito las demandas de los ciudadanos”, comenta el presidente de la Diputación Provincial de Teruel, Ramón Millán. “En ese sentido -prosigue- el acuerdo alcanzado con Castellón es de vital importancia ya que en el caso de la provincia de Teruel, la orografía y dispersión de sus municipios se convierten en un problema a la hora de actuar por los tiempos de respuesta que

inevitablemente se precisan para acudir desde el punto o parque más próximo, situación que ahora se ve notablemente mejorada gracias a este acuerdo con Castellón”.

Por su parte, el presidente de la Diputación Provincial de Castellón, Javier Moliner, ha resaltado la gran cooperación que siempre ha existido entre ambas provincias que han trabajado bajo el principio de responsabilidad y cooperación interinstitucional. “El Servicio de Bomberos de la Diputación de Teruel y el Consorcio para el Servicio de Prevención y Extinción de Incendios de Castellón han colaborado puntualmente ante situaciones que, por su gravedad y magnitud, requerían la ayuda mutua en las zonas limítrofes atendiendo al principio de cooperación que debe regir las relaciones institucionales”, ha matizado.

En el acuerdo suscrito esta mañana se especifican la forma estandarizada de actuar ante emergencias por fuego por ambas partes: desplazamiento de medios de una provincia a otra a iniciativa propia por razones de seguridad y emergencia; solicitudes por parte de un servicio de bomberos; o intervenciones conjuntas frente a siniestros en los lindes territoriales.

En todos los supuestos, se concretan medios técnicos requeridos, personas de coordinación, tiempos de respuesta y parque principal y de apoyo.

Merced al presente acuerdo, los distintos parques de bomberos de Castellón atenderían las emergencias, como parques de apoyo, en 32 poblaciones o núcleos de población de la provincia de Teruel:

  • Rubielos, Alcotas, Fuen del Cepo, San Agustín, Manzanera, Albentosa, Venta del Aire, El Paúl, Olba, Los Giles y Los Pertegaces (que en caso necesario contarían con el apoyo del Parque de Segorbe)

  • Cantavieja, La Iglesuela y Mosqueruela (con apoyo del Parque de Benasal)

  • Peñarroya, Monroyo, Torre de Arcas, Fuentespalda, La Cerollera, Aguaviva, La Cuba, Luco de Bordón, Bordón, Mirambel, Castellote, Cantavieja y Tronchón (con apoyo del Parque de Morella)

  • Mosqueruela, Puertomingalvo, Castelvispal, Linares, Rubielos y Nogueruelas (que tendrían el Parque de Lucena como parque de apoyo).

Por su parte, los efectivos de la Diputación de Teruel prestarían apoyo “a petición de parte” ya que el protocolo establece la cooperación mutua hacia municipios de la provincia de Castellón que se articulará a través de los 3 parques turolenses ubicados en Teruel capital, Calamocha y Alcañiz y que estarían disponibles para “acciones contra el fuego, rescate en carretera y otras emergencias siempre que se requiera” ya que la Comunidad autónoma valenciana no establece tiempos de respuesta máxima ni distancias como sucede en Aragón con la llamada Ley del Fuego.

Share This