Uno de los momentos de la visita institucional al yacimiento de La Caridad, el pasado miércoles, observando uno de los mosaicos destapados.

Las visitas guiadas para ver los mosaicos del yacimiento romano de La Caridad de Caminreal comienzan mañana y se prolongan hasta el 25 de septiembre. Están organizadas por el Museo Provincial de Teruel, entidad que ha iniciado recientemente una nueva campaña de excavación destapando dos de los más destacados pavimentos “opus signinum”, que llevaban una década ocultos a todas las miradas para su preservación.

Las visitas son los días 14, 15, 16, 21, 22, 28 y 29 de agosto, y el 4, 11, 18 y 25 de septiembre, en diferentes horarios: a las 10 de la mañana, a las 12 o a las 6 de la tarde. Realizadas por la empresa turolense “Acrótera”, comenzarán en el Centro de Interpretación de la Cultura Romana (CICAR), donde se ha situado el punto de encuentro, y continuarán en el yacimiento arqueológico, cuya institución titular es la Diputación de Teruel (DPT). El tiempo estimado de la visita es de 90 minutos y las plazas son limitadas, por lo que es necesario hacer una reserva previa, llamando al teléfono 620863078.

Según los arqueólogos del Museo de Teruel, al retirar las protecciones se ha comprobado que los mosaicos están bien conservados. La decisión de mantenerlos destapados hasta el final de la campaña de excavación y facilitar las visitas pretende concienciar a la población sobre el valor y la importancia a nivel patrimonial, cultural y turístico del yacimiento de La Caridad, respondiendo al objetivo de la DPT de impulsar su promoción turística.

Los dos mosaicos destapados son “opus signinum”, pavimento formado por una capa de cantos rodados y, sobre ella, una masa de mortero de cal con pequeños fragmentos de piedras de cerámica machacada en la que se incrustan las teselas blancas que forman la decoración. Se datan entre finales del siglo II a.C. y finales del siglo I a.C. y son anteriores a los pavimentos romanos completamente teselados más típicos, los primeros del ámbito romano que se conocen.

En la visita del pasado miércoles se pudieron conocer los avances de la nueva campaña de excavación puesta en marcha por el Museo de Teruel.

El primero se encontraba en un dormitorio o “cubiculum” de la casa más importante excavada hasta ahora, la famosa Casa de Likine, que contaba con 900 m² en planta y un gran patio porticado. Los restos hallados permiten conocer la estructura de la casa romana. El dormitorio es pequeño, pero muy ilustrativo de cómo podía ser una estancia de una vivienda de este tipo en este territorio.

El segundo mosaico corresponde al gran salón de la misma casa. Ocupa una superficie de unos 95m2 y está dividido en tres zonas decorativas: una artículo de rombos, unos meandros que se entrecruzan formando esvásticas y, en la parte central, nada más traspasar el umbral de entrada a la habitación, una gran inscripción realizada con teselas y rodeada de rosetas con círculos entrelazados decorados con representaciones de salmónidos, delfines o estrellas.

Share This

Acepto el uso de las cookies de DPT exclusivo para gestión de estadísticas de uso. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar