La Diputación de Teruel ha presentado hoy cuatro nuevos camiones cisterna contra incendios para la provincia que ha adquirido recientemente y que han supuesto una inversión de 427.226 euros. Se trata del primer paso para la completa renovación del equipamiento del Servicio de Extinción de Incendios. Una medida necesaria para garantizar la adecuada cobertura de las necesidades que puedan producirse en materia de protección civil en nuestro territorio.
La Diputación de Teruel tiene previsto destinar casi 1 millón de euros a este proceso de modernización y sustitución de los vehículos más antiguos de su Servicio de Extinción de Incendios, un problema heredado que ahora tendrá una solución definitiva. En estos momentos, y tras esta primera adquisición, se está tramitando la compra de un nuevo lote de cinco camiones cisterna por importe de 556.551 euros. Dichos vehículos está previsto que se encuentren operativos antes de que finalice el presente año.
Por otra parte, la Diputación de Teruel está trabajando en una próxima ampliación de localizaciones para desarrollar tareas de protección civil y en la incorporación de nuevos vehículos en 2015 con destino tanto a los parques de bomberos profesionales como a las bases de bomberos voluntarios.
Los nuevos camiones ahora operativos han sido adquiridos a precios inferiores a los del mercado gracias al sistema de contratación estatal de bienes y servicios. Una fórmula de gestión que optimiza los recursos públicos y a la que la Diputación de Teruel acordó acogerse el pasado año en todo lo relativo a la compra de vehículos industriales. Dicho sistema de contratación estatal depende de la Dirección General de Patrimonio del Estado, adscrita al Ministerio de Hacienda y Administraciones.
Los camiones que adquiere la Diputación de Teruel corresponden a un modelo de la marca Iveco, de 170 cv de potencia y con capacidad para 3 personas. Sobre él que se ha instalado una autobomba urbana ligera marca Magirus (líder de equipamiento contra incendios desde hace 150 años). Se trata de vehículos cisterna con capacidad para 2.000 litros y con bomba para alta y baja presión, carrete y armarios para equipamiento.
Estos camiones sustituirán a los antiguos ya retirados y dados de baja en el Servicio de Extinción de Incendios. De ahí que los destinatarios de los nuevos vehículos sean aquellas localidades que ya contaban con el servicio de extinción de incendios y otras emergencias prestado por bomberos voluntarios. En concreto, los cuatro primeros vehículos se ubicarán en los municipios de Aliaga, Andorra, Camarena y Villar del Cobo.
No obstante, y aunque se trataba de vehículos que no reunían los requisitos de seguridad exigidos para intervenir en incendios forestales, los vehículos retirados sí podían seguir teniendo una nueva utilidad como camiones de uso municipal en zonas urbanas. De ahí que la Diputación de Teruel realizara una subasta pública en octubre de 2013 a la que concurrieron los Ayuntamientos interesados. En aquel momento se adjudicaron un total de ocho camiones modelo Pegaso por importe global de 8.000 euros y sus destinatarios fueron los Ayuntamientos de Alfambra, Cantavieja, Castellote, Cella, La Iglesuela del Cid, Orihuela del Tremedal, y Villarquemado. Para este mes de julio está previsto realizar una nueva subasta pública, en este caso de libre concurrencia, en la que se adjudicarán otros dos camiones retirados de la prestación del servicio contra incendios.
En estos momentos, la Diputación de Teruel cuenta con un Servicio de Extinción de Incendios integrado por tres parques de bomberos profesionales. Dichos parques están ubicados en Alcañiz, Calamocha y Teruel y cuentan con una plantilla de 59 personas. El equipamiento de dichos parques lo constituyen un total de 45 vehículos de diversa tipología: camiones autobombas urbanos, forestales y nodrizas; brazos hidráulicos de 28 y 25 metros; escalera semiautomática; furgones para salvamentos, pick-up, etc. En materia de Protección Civil, la Diputación de Teruel mantiene convenios en vigor con el Gobierno de Aragón.
Además de la plantilla profesional, se encuentran los denominados bomberos voluntarios. Se trata de personas que no tienen ninguna vinculación laboral con la DPT pero que realizan tareas de protección civil. En la mayoría de los casos son empleados públicos y sus retribuciones corren a cargo de los respectivos Ayuntamientos y/o Comarcas donde desarrollan su función. La Diputación de Teruel mantiene, tanto para la prestación de sus servicios como para la coordinación de medios y actuaciones, acuerdos de colaboración con Comarcas y Ayuntamientos, así como con la Agrupación de Bomberos Voluntarios de la provincia de Teruel. Con los nuevos camiones cisterna ahora incorporados, este colectivo de bomberos no profesionales está integrado actualmente por 32 personas que desarrollan su labor en las 15 localizaciones siguientes: Albarracín, Bronchales, Camarena de la Sierra, Castellote, Frías de Albarracín, Híjar, Loscos, Mora de Rubielos, Orihuela del Tremedal, Utrillas y Valderrobres. En cada localización existe al menos un vehículo para desarrollar sus tareas de extinción de incendios. Esos 15 vehículos son, básicamente, motobombas urbanas y forestales y pick-up con cuña.
Share This