LA DIPUTACIÓN DE TERUEL FIRMA DOS CONVENIOS DE COLABORACIÓN PARA IMPULSAR EL DESARROLLO DE LA AGENDA 21 EN LAS COMARCAS DE SIERRA DE ALBARRACIN Y CUENCAS MINERAS

LA DIPUTACIÓN DE TERUEL FIRMA DOS CONVENIOS DE COLABORACIÓN PARA IMPULSAR EL DESARROLLO DE LA AGENDA 21 EN LAS COMARCAS DE SIERRA DE ALBARRACIN Y CUENCAS MINERAS

El Presidente de la Diputación de Teruel, Antonio Arrufat, ha firmado con los Presidentes de las comarcas Sierra de Albarracín, Benito Lacasa y Cuencas Mineras, Francisco Altaba, los respectivos convenios de colaboración interinstitucional para la ejecución de la Agenda 21 en estos territorios. Gracias a estos acuerdos, la Diputación de Teruel apoyará a las entidades locales firmantes, técnica y económicamente, en la elaboración y puesta en marcha de sus Agendas 21 Locales. La institución provincial demuestra su sensibilidad con los municipios a los que pone a su disposición todos los recursos y esfuerzos que permitan a nuestro territorio avanzar en el camino hacia la sostenibilidad.
La Agenda 21 permitirá llevar a cabo un modelo de crecimiento económico y social compatible con la conservación de la naturaleza. Este impulso a políticas de progreso respetuosas con las condiciones de calidad medioambiental es un requisito básico para que el medio rural de la provincia tenga un desarrollo adecuado. La Agenda 21 entiende que objetivos como frenar la despoblación y generar riqueza, requieren soluciones participativas y responsables con el entorno.
La Diputación de Teruel pretende, este año 2008, dar impulso al programa de auditorías medioambientales como primer paso de la aplicación de las Agendas 21 locales y, en general, como ejemplo de buenas prácticas en materia de desarrollo sostenible. A través de ellas se elaborará un análisis y diagnóstico ambiental, una propuesta de participación ciudadana, una propuesta del plan de acción ambiental y un plan de seguimiento. Actualmente el coste de una auditoría ambiental oscila entre 40.000 y 65.000 euros y su financiación gracias a los acuerdos suscritos hoy correrá a cargo, en un 70%, de la Diputación de Teruel y en el 30 % restante, de las entidades beneficiarias. Los convenios firmados tienen una vigencia de un año, con posibilidad de ser prorrogados si las partes así lo estiman.
Además de la financiación, los compromisos adquiridos por la Diputación se centran en la dirección general del proceso, en el diseño de la metodología que deberá seguirse para la realización de las auditorías ambientales, en la redacción del pliego de condiciones técnicas y administrativas para la contratación de las empresas responsables de los programas en cada territorio, y en el apoyo técnico y económico al ayuntamiento y a las cinco comarcas firmantes.
Por su parte, las comarcas de la Sierra de Albarracín y Cuencas Mineras, se comprometen a crear en cada territorio una Comisión Técnica Interinstitucional que esté coordinada por un técnico. Igualmente, deberán facilitar toda la información necesaria a la empresa encargada de realizar los trabajos.
El éxito de la implantación de una Agenda 21 Local depende en gran medida de la participación de la población en todas las fases del proceso. En este sentido, las dos comarcas, deberán incentivar la implicación de sus habitantes y de las distintas entidades presentes en su territorio.
Cada uno de los convenios contará, por otro lado, con una Comisión Técnica de Seguimiento que estará formada en cada caso por el presidente de la Comisión de Desarrollo Rural y Medio Ambiente de la Diputación de Teruel o el diputado en quien delegue, un técnico de la DPT que dirigirá la auditoría, el consejero comarcal responsable de medio ambiente, el técnico coordinador de la Comisión Técnica Interinstitucional en cada territorio, el coordinador de la empresa responsable de ejecutar los trabajos, y los expertos que se estimen necesarios.
LA PARTICIPACION DE LA POBLACION LOCAL, CLAVE DEL EXITO
La Agenda 21 integra los principios básicos del desarrollo sostenible. De esta forma, el equilibrio entre los temas ambientales, económicos, sociales y culturales, así como la calidad de vida de la población se convierten en la base de trabajo. En resumen, se trata de realizar un análisis medioambiental de cada comarca y/o municipio a partir de los problemas y necesidades detectados por sus habitantes, que también participan en la elaboración de propuestas encaminadas a conseguir un presente y un futuro mejor para el territorio y sus gentes.
La base del programa de las Agendas 21 es abrir una estrecha vía de colaboración interinstitucional en cuestiones medioambientales con los municipios de la provincia. Y ello debido, fundamentalmente, a dos motivos: en primer lugar, al incremento de prestaciones y servicios ambientales que los municipios deben asumir, tanto por el aumento de los requerimientos normativos como por la creciente demanda social. Un segundo aspecto a considerar son las dificultades que encuentran los municipios para estructurar estrategias globales de mejora ambiental, que impliquen al
conjunto de la sociedad. Se trata, por tanto, de desarrollar mediante las Agendas 21 una serie de planes estructurales locales que aceleren el camino hacia la sostenibilidad. En ese ámbito, una herramienta eficaz serán las auditorías ambientales que contribuirán a disponer de un instrumento objetivo para el establecimiento de prioridades en la programación de la cooperación y la asistencia técnica y económica a los distintos núcleos de población.
Share This