Así lo ha explicado, el vicepresidente 1º de la DPT, Francisco Abril, a los representantes de la Asociación de Criadores de Porcino de Teruel, ACRIPORTE, empresas del sector y presidente de la Comarca del Maestrazgo, Arturo Martín, en la reunión en la que se ha analizado este problema que afecta, fundamentalmente, a las Comarcas del Bajo Aragón, Matarraña, Maestrazgo y Andorra – Sierra de Arcos, donde se registra una alta concentración de explotaciones porcinas. Esta situación ha provocado, paralelamente, un elevado excedente de purín al ser declaradas zonas vulnerables los términos de municipales de Monroyo, Fuentespalda, Peñarroya de Tastavins, Cantavieja, La Cuba, Mirambel, Muniesa, Alacón, Alloza y Andorra. A esta situación se suma la paralización que sufren las planta de cogeneración situadas en Peñarroya de Tastavins y Valderrobres.
Francisco Abril ha indicado que el programa de ayudas que la Diputación de Teruel aprobará, en breve, “es un primer paso en la elaboración de un Plan experimental de transporte de excedentes de purines en el que debemos implicar, además, a los agricultores receptores de este fertilizante”. El objetivo que “nos planteamos es respaldar al sector primario de nuestra provincia porque es el principal soporte económico y social”. Por ello, las administraciones públicas “debemos facilitarles su trabajo, avanzar en la sostenibilidad medioambiental y propiciar marcos de actuación que favorezcan el crecimiento productivo y con él, la viabilidad de un sector que es la mayor garantía de futuro que hoy tiene el medio rural”.
Los representantes de ACRIPORTE han explicado que, en estos momentos, los excedentes de purines, de las comarcas que se incluirán en este plan, se elevan a 50.000 metros cúbicos; una cantidad que podría ser utilizada como materia orgánica para el desarrollo de cultivos en áreas de nuevos regadíos y que permitirá aumentar la competitividad de las explotaciones ganaderas al no estar limitadas por los excedentes. El paso siguiente, por tanto, será formalizar un convenio con la Comunidad de Regantes del Canal Calanda – Alcañiz, a cuyas fincas agrícolas se trasladaría el estiércol sobrante.
El vicepresidente 1º, Francisco Abril, ha concluido que “la Diputación de Teruel ha puesto en marcha la tramitación administrativa que permita formalizar estos acuerdos con ganaderos y agricultores de manera que la incidencia negativa que está provocando esta situación sea la menor posible”. Así mismo considera fundamental “la implicación del Gobierno de Aragón en la construcción de nuevas balsas de almacenamiento que permitan regular un correcto vertido de purines”.
Share This