La Diputación de Teruel aprobará una modificación de su “Ordenanza General de Gestión y Recaudación de tributos e ingresos municipales de Derecho Público cuya gestión haya sido delegada en la Diputación” con la finalidad de que los Ayuntamientos puedan decidir si en su municipio el Impuesto de Bienes Inmuebles se pasa al cobro en un solo recibo o de forma fraccionada. Esta medida favorecerá la economía de los ciudadanos en una coyuntura de crisis y permitirá también una mejor gestión tributaria al fomentar la domiciliación bancaria. Es decir, se van a promover mejoras en la actual normativa fiscal que tendrán un claro y positivo impacto en la población. Se podrá, por tanto, afrontar con mayor facilidad y flexibilidad el pago de impuestos.
La Diputación de Teruel modificará dos artículos de la vigente Ordenanza para facilitar del cumplimiento de la obligación tributaria. La nueva redacción del artículo 47 de dicha Ordenanza regula y potencia la domiciliación bancaria y, para aquellos recibos domiciliados de IBI Urbana cuyo importe sea superior a 50 euros, se contempla que el pago se realizará en dos plazos en aquellos municipios que así lo solicite su Ayuntamiento.
En el primer plazo se cargará el 50% del importe del recibo el primer día del periodo de pago, es decir, la primera semana de junio, si este es devuelto o no pagado íntegro, se pasará a recaudación ejecutiva el recibo completo. El segundo plazo se cargará cuatro meses más tarde, la primera semana de octubre y, si se devolviese algún recibo de este segundo plazo se pasaría a recaudación ejecutiva el recibo no pagado y se contemplaría el primer pago como una entrega a cuenta. Además, los recibos no domiciliados sólo se podrán pagar en un único plazo a través de las entidades colaboradoras que figuran en el reverso de los recibos.
La modificación de la Ordenanza se producirá en el Pleno del día 24 de febrero, a continuación se comunicará a los Ayuntamientos para que estos opten a lo largo del mes de marzo por uno u otro sistema de cobro del IBI de urbana dentro de su municipio.
Hay que resaltar que la decisión no afectará en ningún momento a la Tesorería municipal, ya que la Diputación mantendrá en cualquier caso el actual sistema de entrega a cuenta a los Ayuntamientos.
El motivo por el que se ha optado por este sistema, dejar la decisión a cada Ayuntamiento y no a cada persona sujeto de IBI, es una cuestión de economía de medios, ya que Diputación Provincial pasa al cobro cada año cerca de 200.000 recibos de IBI urbana, además de abundar en la autonomía municipal, ya que es cada Ayuntamiento quién fija su política fiscal.
También la Diputación de Teruel cambia la citada normativa en lo relativo al capítulo IV, Aplazamientos y fraccionamientos, con la finalidad de facilitar y agilizar los citados procedimientos, fijando un mínimo así como la documentación a presentar en cada momento y las formas de cargo en cuenta de todos los recibos que se aplacen/fraccionen. Asimismo, se pone como requisito indispensable al contribuyente que deberá facilitar un número de cuenta para domiciliar los plazos aprobados.
La nueva normativa ha contado con el trabajo de todos los grupos políticos de la institución provincial.
LA DIPUTACION DE TERUEL REALIZA LA RECAUDACION TRIBUTARIA DE LOS AYUNTAMIENTOS
La Diputación de Teruel ofrece una atención integral en materia de recaudación tributaria a los ayuntamientos que delegan en ella estas funciones. En nuestra provincia, salvo el Ayuntamiento de Alcorisa, todos los demás tienen encomendada a la DPT la recaudación de tributos como el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) de rústica y urbana, el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE). También se gestionan, por delegación de los Ayuntamientos que así lo acuerdan, tributos como el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM), tasas municipales y precios públicos. Se trata así de optimizar la gestión municipal en una materia fundamental para la viabilidad económica de las corporaciones locales como es disponer de una adecuada gestión tributaria.
Según datos de 2013, el Servicio Provincial de Tributos Locales gestionó el IBI y el IAE a 234 de los 236 Ayuntamientos turolenses y la recaudación a 235. Respecto al IVTM, fueron 117 ayuntamientos los que delegaron su gestión y recaudación a la Diputación provincial, mientras que el Ayuntamiento de Teruel sólo delegó su recaudación. Finalmente, en lo relativo a la recaudación de tasas y precios públicos municipales, la Diputación de Teruel gestionó las correspondientes a 33 Ayuntamientos
A través del Servicio Provincial de Tributos Locales, la Diputación de Teruel viene llevando a cabo la recaudación de todos los impuestos de los Ayuntamientos. Una tarea que se inscribe dentro de las competencias que la legislación vigente atribuye a las Diputaciones Provinciales. Se trata así de prestar un servicio de cooperación y asistencia económica y técnica a los Ayuntamientos que resulta básico, máxime en un territorio caracterizado por el pequeño tamaño de la gran mayoría de los municipios. Una circunstancia que se traduce, además, en la escasez de medios humanos y capacidad técnica para asumir las competencias que la ley les otorga a los Ayuntamientos en materia de recaudación y gestión de los tributos de carácter local.
Esa delegación tributaria de los Ayuntamientos en la Diputación Provincial ofrece a las respectivas corporaciones locales un apoyo económico vital para su frágil situación financiera. No en vano, las haciendas municipales pueden, gracias a los citados anticipos, hacer frente a sus gastos más necesarios y urgentes, completando o supliendo así una temporal insuficiencia de liquidez para garantizar la prestación de los servicios a los ciudadanos y planificar sus actividades.
Share This