El presidente de la DPT (2º por la izq.) en la mesa inaugural del Congreso

El presidente de la DPT (2º por la izq.) en la mesa inaugural del Congreso

En su intervención, el presidente de la Diputación de Teruel ha ensalzado los valores que encarnan congresos como éste “que permiten -ha dicho- la puesta en común de ideas y propuestas que tienen al hombre y a su intelecto como eje de sus discusiones, que entienden y defienden las facultades físicas y mentales de éste para explicar el mundo que nos rodea, tan complejo y alejado de la inevitable humanidad y humanismo que merece, retomando para ello a nuestros clásicos”.

Ramón Millán ha querido insistir en la trascendencia de retomar esos valores del Humanismo “que priman el imperio de la razón sobre los dogmas y que permiten enriquecerse en lo personal a través del diálogo y la sana discrepancia de ideas, con educación y tolerancia”. “Estos son sin duda -ha matizado Millán- valores de indudable estima hoy en día y los humanistas deben hacerlos entender al hombre del siglo XXI gracias a encuentros de alto nivel como éste”.

En este sentido, el presidente ha recordado el trabajo que se realiza desde el Instituto de Estudios Turolenses, el Instituto de Estudios Humanísticos y el Instituto de Estudios Mudéjares, dependientes de la Diputación Provincial de Teruel, y que ha calificado como “el triángulo sobre el que pivota buena parte de la actividad cultural de la provincia y de los que esta Diputación está especialmente orgullosa” apostando por el fomento de la cultura desde instancias públicas como “el alimento del alma” y por entender que el futuro de los jóvenes y de la sociedad, incluida la turolense, “pasa no solo por la asunción de competencias académicas ni tan siquiera por la brillantez de sus resultados, sino por ofrecer una educación integral donde se aliente el pensamiento crítico y la ilustración de las áreas que permiten a las sociedades más avanzadas entender el mundo que les rodea y progresar”

El VI Congreso de Humanismo y Pervivencia del Mundo Clásico realiza en este 2015 un homenaje al profesor Eustaquio Sánchez Salor y se desarrollará hasta el próximo 24 de octubre en Alcañiz. Se trata de una de las actividades culturales y científicas en pro de los estudios humanísticos que desde el año 1990 se vienen desarrollando en esta ciudad, cuna de humanistas de reconocido prestigio internacional en el siglo XVI.
Share This