El Museo de Teruel concluye una nueva etapa del proyecto de modernización iniciado en 2012 y que culminará en el segundo semestre de este año. A partir de hoy abre al público 3 plantas -el 50% de las salas permanentes del museo- en las que se han remodelado las infraestructuras y renovado los criterios de presentación de sus contenidos. El proyecto de modernización se ha completado en las plantas baja, primera y segunda de este edificio renacentista y concluirá en las próximas semanas en la tercera y cuarta, para finalmente realizar la remodelación de la planta sótano. La intervención incluye un nuevo diseño gráfico, la actualización de la información, la modernización de la señalética y un nuevo discurso en gran parte de las salas. Esta actuación potencia la capacidad divulgativa y didáctica del Museo de Teruel. En la actualidad se están ya elaborando los audiovisuales y maquetas que completarán las instalaciones en los próximos meses.
La Diputación de Teruel subraya, con esta intervención, la importancia de adecuar y modernizar los contenidos de este centro. La puesta al día realizada en cada una de las plantas supone “ofrecer una imagen mucho más atractiva para el visitante”. El Museo de Teruel ha conseguido en sus ya 26 años de historia “ser un punto de referencia para la actividad cultural de la provincia y es uno de los lugares más visitados por los turistas”. El proyecto, realizado en las 3 plantas que hoy abren sus puertas al público, va a permitir “una mejor comprensión de la historia de la provincia de Teruel a través de piezas de gran interés”, muchas de ellas procedentes de los yacimientos arqueológicos en los que trabaja el equipo técnico de arqueólogos y restauradores del Museo.
La planta baja alberga, a partir de ahora, un nuevo montaje, nuevos textos y una nueva interpretación de la religiosidad tradicional. La planta primera está dedicada monográficamente a la cerámica. La exposición muestra una completa evolución histórica con piezas de las primeras producciones de la Edad del Bronce, hasta el siglo XX.
Por último la planta segunda se ocupa de la prehistoria con materiales de los primeros asentamientos paleolíticos, entre los que destacan los de la Cuesta de la Bajada en las inmediaciones de Teruel, con una amplia representación de una de las etapas -Edad del Bronce- en la que la provincia de Teruel aparece más densamente poblada. El recorrido histórico concluye conociendo las principales características de la Edad del Hierro, etapa en la que se intensifica la integración en el ámbito mediterráneo que culminará durante la época ibérica.
Los visitantes podrán observar, entre otros interesantes objetos, la coraza de bronce procedente del yacimiento de “Les Ferreres” de Calaceite, recién restaurada, además de piezas procedentes de otros museos y un número notable de piezas que se incorporan de nuevo o que han sido completamente restauradas.
El proyecto de modernización promovido por la Diputación de Teruel, se suma a la mejora de infraestructuras realizadas el año pasado como la supresión de barreras arquitectónicas, la renovación del pavimento, la supresión de elementos como el arco de entrada a conserjería o la barandilla de la buhardilla, la sustitución de la iluminación de la Logia y la mejora de la calefacción.
Share This

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar