El diputado de Cultura Diego Piñeiro y el director del IET Nacho Escuín, han estado acompañados en la mesa por el miembro del Comité Literario y Científico del IET, José Luis Melero, el escritor y profesor Antonio Pérez Lasheras y el ensayista y poeta Alfredo Saldaña.

El Instituto de Estudios Turolenses (IET), entidad dependiente de la Diputación de Teruel (DPT), ha presentado en el edificio Paraninfo de la Universidad de Zaragoza su nueva colección “Antologías Poéticas” con sus tres primeras obras: “Teruel en la mirada y en el alma” de José Antonio Labordeta, “Teruel, campanas que doblan a lo lejos” de Ildefonso Manuel Gil y “Arpegios y mudanzas”, de Enrique Villagrasa. La colección está coeditada por el IET y la editorial “Los libros del gato negro” y recoge las voces de poetas que nacieron, vivieron o trabajaron en Teruel. Además, los zaragozanos han conocido también el libro “Obra poética completa de Desideri Lombarte”.

El acto, celebrado en la sala Pilar Sinués, ha contado con la presencia del diputado de Cultura de la Diputación de Teruel, Diego Piñeiro, del director del IET, Nacho Escuín, y de José Luis Melero, miembro del Consejo Editorial del IET, junto a los coordinadores de las publicaciones. Piñeiro ha destacado la actividad de una entidad “viva”, de la que ha dicho “sigue ampliando sus colecciones siempre con la vista puesta en nuestra provincia, en este caso insistiendo en la relación que mantuvieron con nuestro territorio los grandes poetas”. Además, el diputado ha destacado la labor de Escuín en la dirección del Instituto, “cumpliendo con la misión de dinamizarlo, de abrirlo al gran público y de llegar a cada rincón de la provincia y, al mismo tiempo, dar a conocer el trabajo que se realiza en otras provincias.

Por su parte, Nacho Escuín ha dicho que la nueva colección “reivindica tanto a los poetas turolenses como a los que han pasado por Teruel en un momento determinado y han dejado gran impronta”. Ha puesto como ejemplo a José Antonio Labordeta del que ha dicho “es fundamental en lo que conocemos como “generación paulina” junto a Fernández Clemente o Sanchís Sinisterra, maestro de Carbonell o de Jiménez Losantos”. Ha dicho que la colección, que lleva en sus portadas imágenes de las construcciones mudéjares de la provincia, continuará a lo largo de este año 2022 con diferentes libros y abordando la obra de diferentes poetas.

Teruel en la mirada y en el alma”

El primer número de la nueva colección “Antologías poéticas” se titula “Teruel en la mirada y en el alma” y recoge una selección de la obra de José Antonio Labordeta. Esta selección ha corrido a cargo de Antonio Pérez Lasheras, escritor y profesor jacetano que escoge versos de distintos poemarios que vinculan a Labordeta con la etapa en la que vivió en Teruel. El preámbulo del libro está escrito por su hija, Ángela Labordeta.

Licenciado en filosofía y letras por la Universidad de Zaragoza, José Antonio Labordeta aprobó en 1964 las oposiciones de enseñanzas medias y, como profesor de geografía, historia y arte, fue destinado al Instituto Nacional de Bachillerato Ibáñez Martín de Teruel, ciudad en la que residió seis años.

La ciudad de Teruel y la poesía se convirtieron en el buque insignia de todo un pensamiento y forma de vida que posteriormente desarrolló Labordeta en todas sus facetas artísticas, profesionales y personales. Muchas de las proclamas que aún hoy siguen vigentes él las derramó en sus versos a medida que iba descubriendo esta tierra.

Teruel, campanas que doblan a lo lejos”

Ildefonso Manuel Gil, nacido en Paniza, en la provincia de Zaragoza. Como destacado republicano fue encarcelado en los sótanos del Seminario de Teruel durante siete meses en plena guerra civil. En “Teruel, campanas que doblan a lo lejos”, el número 2 de la nueva colección, Juan González Soto reúne textos fechados entre 1945 y 2001 que hacen referencia a la capital de la provincia o fueron inspirados por su estancia en la ciudad.

La experiencia dramática de la cárcel en Teruel siempre estuvo muy presente tanto en la vida como en la obra de Gil, como expresó en varias entrevistas, y se deja ver en buena parte de su obra literaria. Acosado por no jurar los principios del movimiento nacional franquista tuvo que marcha exiliado a Estados Unidos en los años 60, donde impartió clases de literatura en una universidad neoyorquina hasta su jubilación.

En 1983, durante la transición, volvió a España, fijando su residencia en Zaragoza. En esta ciudad, dirigió a partir del mismo año de 1983 la Institución “Fernando el Católico” y de la que fue designado consejero de honor. Fue miembro de la Academia Norteamericana de la Lengua Española, y como tal, correspondiente miembro de la Real Academia Española. Durante estos años, recibió varios galardones: en 1982, le fue concedida la Medalla de Oro de Zaragoza; en 1993, la Medalla de Santa Isabel de Portugal; Aragonés de Honor en 1996 y recibió la Medalla de Honor de la Institución “Fernando el Católico” en el 2000.

Arpegios y mudanzas”

El tercer libro de la Colección Antologías es “Arpegios y mudanzas” de Enrique Villagrasa, natural de Burbáguena que, en la actualidad, reside en Tarragona. Periodista y lector de poesía, Villagrasa ha escrito varios libros de poemas entre los que ha realizado su propia selección para esta antología, con el preámbulo de Jaime Siles y el epílogo de Antonio Pérez Lasheras.

En los poemas de Enrique Villagrasa suelen estar muy marcados los espacios, entre los que destaca su pueblo natal y las riberas del Jiloca, transformados en un lugar mítico, inexistente, evocado e invocado por el recuerdo a través de ese proceso mágico que es el acto creativo. Esos espacios míticos nos llevan a la infancia, el paraíso perdido que se pretende recuperar por medio del recuerdo.

Las obras de Enrique Villagrasa han sido incluidas en varias antologías y algunos de sus poemas están traducidos a otros idiomas, como el árabe, el francés, el italiano, el húngaro, el inglés, el ruso, el chino, el rumano, el croata y el portugués. Colabora como crítico en “Librújula”, “Turia” y “Alhucema”.

Desideri Lombarte

Junto a los tres libros de la colección “Antología poética”, los asistentes a la presentación también han podido conocer otra antología con la “Obra poètica completa de Desideri Lombarte”. Se trata del primer volumen de la colección Biblioteca Turolense, que se va a dedicar a la obra completa de autores de la provincia. Ha sido editado por el IET y recopila los seis volúmenes que conforman la obra poética del autor.

Los coordinadores de la edición de la obra han sido Hèctor Moret, Artur Quintana y Carles Terès, que describen a Desideri Lombarte como un escritor aragonés de lengua catalana que intenta llevar a cabo una obra de gran ambición literaria, a pesar de no contar con tradición ni en castellano ni en catalán, digna de este nombre en su tierra de origen. La obra está centrada, de una forma o de otra, en la evocación emocionada, a través de la historia colectiva y personal, del paisaje y el pasado de los lugares donde había nacido, nutrido y hecho este escritor, así como de las personas que lo habitaron y habitan.

Desideri Lombarte nació en 1937 en Peñarroya de Tastavins, fue un destacado escritor e investigador en lengua catalana. Además de una extensa obra poética, Lombarte también escribió teatro y novela, trabajos de investigación histórica y antropológica y artículos de opinión.


NACHO ESCUÍN. Director del Instituto de Estudios Turolenses

Comparte