EL CENTRO DE VISITANTES DEL ACUEDUCTO ROMANO ALBARRACÍN-GEA-CELLA POTENCIARÁ EL TURISMO CULTURAL EN LA SIERRA DE ALBARRACÍN

EL CENTRO DE VISITANTES DEL ACUEDUCTO ROMANO ALBARRACÍN-GEA-CELLA POTENCIARÁ EL TURISMO CULTURAL EN LA SIERRA DE ALBARRACÍN

La localidad de Gea de Albarracín da un paso adelante en la valoración del patrimonio cultural y natural, gracias al nuevo Centro de Visitantes del Acueducto Romano Albarracín-Gea-Cella. Esta nueva infraestructura va a ser un elemento dinamizador del turismo cultural en Gea de Albarracín, asignándole un papel de información turística. El Centro de Visitantes ha supuesto una inversión próxima a los 900.000 euros incluidos en el Convenio suscrito por la Diputación de Teruel y el Gobierno de Aragón con motivo de la celebración de la Expo 2008. Un acuerdo que ha permitido realizar una inversión global de 6 millones de euros en la recuperación del Patrimonio Histórico Hidráulico de la provincia. El centro abrirá oficialmente sus puertas al público mañana sábado 16 de abril. El ayuntamiento de Gea de Albarracín celebra hoy una jornada de puertas abiertas, dirigida a los vecinos de esta localidad, con el objetivo de que conozcan el contenido del mismo.
El Centro de Visitantes del Acueducto Romano Albarracín-Gea-Cella,proyecto redactado por el Servicio de Arquitectura de la Diputación de Teruel, ha sido construido en la localidad de Gea de Albarracín gracias a su situación respecto del trazado del acueducto. Los tramos de la Cañada de Monterde y del Barranco de los Burros, los de mayor interés del conjunto, están muy próximos a este municipio de la Sierra de Albarracín. Por otra parte, tanto Albarracín con su gran potencial turístico, como Cella, núcleo que dispone de otros recursos, necesitan menor promoción socioeconómica. El terreno donde se ha construido está ubicado junto a la carretera A-1512, a la entrada de Gea de Albarracín llegando desde Teruel.
El Acueducto Albarracín-Cella está considerado como una de las obras públicas de mayor interés y envergadura de la antigua Hispania. El nuevo centro pretende promover el incremento de las visitas al trazado del acueducto y mejorar su comprensión. También mostrar el acueducto y la ingeniería hidráulica como uno de los grandes logros del mundo romano. Por otra parte, presenta el acueducto como una obra excepcional por su complejidad técnica, de esta manera profundiza en el conocimiento de la construcción del acueducto en todo su recorrido. Además esta iniciativa museográfica convierte el centro en un espacio de conocimiento y dinamización del territorio actual; es decir el acueducto no sólo tiene interés por sí mismo, sino que se utiliza como hilo conductor para el descubrimiento del territorio.
CONTENIDO DEL CENTRO DE VISITANTES DEL ACUEDUCTO ROMANO
El Centro de Visitantes se concreta en tres áreas: expositiva, informativa y de descanso. El total de superficie construida es de 332 m2. En el interior podemos contemplar un muro lineal de piedra que desde el exterior penetra en el edificio, discurre por él y sale nuevamente al exterior por la parte contraria, superando también en altura el resto de volúmenes. Este muro de piedra, que sirve como elemento separador de las dos áreas funcionales y arquitectónicas, se convierte en el eje real pero también simbólico del nuevo edificio al estar tratado con piedra de textura natural similar a los bancos de piedra caliza que abundan en la zona donde pasa el acueducto y que incluso le dan forma. El muro, además, vincula el Centro de Interpretación con el paisaje.
En el interior del edificio, el muro se convierte en el elemento separador de los espacios claro y oscuro, de tal manera que la zona de información está invadida de luz a través de la superficie acristalada que la cierra, cuya forma curva se contrapone a la línea recta del muro. El acceso al edificio y a esa zona se produce en paralelo al muro de tal manera que éste marca una dirección clara hacia el fondo de la sala, donde se producen las mejores vistas del paisaje. El muro tiene dos perforaciones, acodadas, para entrada y salida del área expositiva, que contiene los materiales del área museográfica.
UNA EXTRAORDINARIA OBRA DE INGENIERIA DE EPOCA ROMANA
La ampliación y puesta en valor del acueducto romano Albarracín-Gea-Cella contó con un presupuesto global de 1.148.000 euros. El citado acueducto fue construido a lo largo del siglo I d.C. y es una de las obras romanas de mayor interés y envergadura existentes en la antigua Hispania. Esta extraordinaria obra de ingeniería de 24 km. de longitud constituye un magnífico exponente de la cultura del agua. Desde noviembre de 2005, Diputación de Teruel, Gobierno de Aragón, Ibercaja y los Ayuntamientos de Albarracín, Gea y Cella realizaron trabajos de adecuación del acueducto para la visita del público en general. Dado el potencial turístico que posee, las intervenciones realizadas tenían por objeto salvaguardar la seguridad de las personas que lo pueden visitar y otras estaban orientadas a preservar la pervivencia de este patrimonio. Entre otras actuaciones se mejoró la zona de aparcamientos, accesos y descanso; señalización de recorridos, apertura o arreglo de sendas, limpieza de terraplenes, limpieza de la galería en algunos tramos e instalación de paneles informativos
Share This

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar