Hasta la localidad del Matarraña se han desplazado los vicepresidentes de la Diputación, Joaquín Juste y Luis Carlos Marquesán

La localidad turolense de Cretas está de celebración porque hoy sábado ha vuelto a abrir sus puertas al culto la Iglesia de la Asunción tras más de tres años cerrada como consecuencia de las humedades detectadas en el mes de noviembre de 2014 y que provocaron desprendimientos que ponían en serio peligro a las personas que se encontraran dentro del templo.

Todo el municipio está de celebración con la primera misa que se ha celebrado en el templo en más de tres años y también con el sentido homenaje de la localidad turolense a uno de sus vecinos más queridos: el arzobispo de Barcelona y cardenal, Juan José Omella, que ha visto cómo la que hasta hoy era plaza de la Iglesia pasa a ostentar su nombre.

El arzobispo de la Ciudad Condal ha estado presente en toda la jornada festiva que ha concluido con una comida popular para más de trescientas personas. A esta celebración también ha asistido el arzobispo de Zaragoza, Vicente Jiménez, los dos vicepresidentes de la Diputación Provincial de Teruel, Joaquín Juste y Luis Carlos Marquesán, y representantes de las Cortes de Aragón, del Congreso de los Diputados y del Senado.

El número dos de la Institución provincial ha resaltado la importancia de la jornada porque “permite a Cretas recuperar para el culto su Iglesia y también va a permitir que los visitantes que acuden en gran número a esta localidad puedan disponer de un nuevo aliciente para hacerlo”. En ese sentido ha añadido que “los elementos patrimoniales más importantes que suele haber en los municipios son sus iglesias” y que la rehabilitación del templo “además de permitir conservar una de las señas de identidad también ayuda a atraer visitantes porque viene a reforzar la oferta que el municipio ofrece a los turistas que acuden al Matarraña”.

Por su parte, el alcalde del municipio ha resaltado la trascendencia de la actuación “que era muy demandada por los vecinos que han visto como su Iglesia ha permanecido más de tres años cerrada”. Un período de tiempo “en el que los cretenses hemos aportado nuestro grano de arena para que la actividad normal que se desarrollaba en ella pudiera verse continuada” y que, ha complementado, “hoy se ve recompensado el esfuerzo con la reapertura del templo en unas condiciones perfectas para que vuelva a ser el principal lugar de culto y también de atracción de turistas”.

Camps también ha querido destacar que el homenaje que le brinda Cretas a Juan José Omella es “un reconocimiento a uno de nuestros vecinos más ilustres”, que “siempre ha mostrado su orgullo por descender de nuestra localidad, que es un perfecto embajador de las bondades de nuestra localidad y del que todos los cretenses nos sentimos tremendamente orgullosos”.

ACTUACIONES REALIZADAS

Para poder reabrir la Iglesia de La Asunción ha sido necesario acometer trabajos durante cuatro meses en los que se ha rehabilitado integralmente la tabla de la cubierta para evitar filtraciones y desprendimientos que pusieran en peligro a las personas que accedían al templo y también la propia integridad del espacio religioso. Una actuación para la que se ha destinado una cuantía de 145.000 euros.

Esta intervención se verá complementada en el futuro con la rehabilitación de la torre campanario de la Iglesia, lo que permitirá concluir las actuaciones necesarias para que la Iglesia de La Asunción luzca en su máximo esplendor. “El objetivo esencial es que este importante recurso patrimonial se encuentre en las mejores condiciones posibles tanto para el culto como para el turismo y para ello queremos concluir las actuaciones con esta mejora”, ha precisado Camps.

Share This